Lanaterapia y aplicación a la Estimulación Cognitiva con Enfermos de Alzheimer




Desde ALZHECON estamos introduciendo actividades de Lanaterapia como parte de las Sesiones de Tratamiento no farmacológico con personas mayores a nivel preventivo y con usuarios afectados por la enfermedad de Alzheimer en fase leve o moderada.

Un punto a la izquierda, uno a la derecha, cojo la lana de este color, la paso por arriba… Tejer no es algo precisamente sencillo ni se aprende en un segundo. Requiere ritmo, requiere agilidad mental y, a su vez, exige que nuestras manos estén activas en todo momento.

La “Lanaterapia” es un ejercicio con innumerables beneficios para la salud y, a su vez, altamente recomendable.



Algunos de los múltiples beneficios de trabajar con lana:

Ejercitamos los dos hemisferios cerebrales

El simple acto de pasar la lana por una aguja y luego por otra mejora enormemente nuestra coordinación cerebral. Si a ello le sumamos la mayor o menor complejidad del tejido que estemos elaborando, la destreza mental irá potenciando aún más dicho ritmo y dicha coordinación.

Aunque nos sorprenda, tejer es realmente terapéutico para cualquier persona que, por ejemplo, tenga un problema motriz. Incluso está comprobado que ancianos afectados por demencia encuentran mejoría al obligarse a focalizar su atención en una actividad


Reduce el estrés.

Tejer relaja. La simple actividad manual y el fijar la atención en la tarea nos abre las puertas a un estado de calma que aporta beneficios a personas que están atravesando procesos de estrés o ansiedad.

Tejer mejora nuestro estado anímico.

Desde su aplicación en las sesiones de Estimulación Cognitiva o tratamiento no Farmacológico mediante la aplicación del trabajo con lana, fomentamos la sociabilidad, iniciamos nuevas amistades, fortalecemos lazos sociales, nos relacionamos… No obstante, tampoco hace falta salir de casa para tejer siendo fácil de desarrollar en el propio domicilio con el apoyo de la persona Cuidadora. Estando en soledad también disfrutamos y saboreamos el silencio de nuestros pensamientos, a la vez que incrementamos esas dosis de endorfinas capaces de relajarnos y de darnos una grata sensación de bienestar.





Mejora nuestra motricidad manual.

El ejercicio de tejer nos obliga a tener las manos en movimiento y a evitar que se queden agarrotadas o rígidas. Moverlas las hace entrar en calor y, de ese modo, el dolor es más liviano y se nota menos. Vale la pena practicar este sano ejercicio, al menos, durante una hora al día. De ese modo, el sufrimiento por la artritis, por ejemplo, puede suavizarse un poco.

Del mismo modo esta comprobado que el uso de la lana y tejer de manera adaptada atiende y mejora la motricidad fina del mayor. Y mejora la escritura y el trazado, manteniendo ciertas capacidades cognitivas: Praxias, Funciones ejecutivas, Memoria Operativa, Percepción y Atención sostenida. 

La Lanaterapia eleva nuestra autoestima.

¿Te sorprende? ¿Cómo algo tan sencillo como tejer a mano puede mejorar tanto nuestro estado anímico? Tejer no es solo un pasatiempo, tejer implica un objetivo: conseguir esos guantes, ese jersey, esa chaqueta de punto. Conseguir finalmente esa pieza de ropa puede ser algo verdaderamente gratificante, es marcarse un objetivo y conseguirlo.

Vídeo resumen de esta iniciativa: 




Desde la Asociación ALZHECON estamos aplicando esta terapia a las Sesiones de Estimulación Cognitiva y Prevención de la Pérdida de Memoria, concretamente mediante laborterapia y sesiones de orientación a la Realidad dedicadas a la Estación Otoñal con  la lana como canal para mejorar la calidad de vida de las personas usuarias afectada por la enfermedad de Alzheimer.
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Maquetas de la Estación del Otoño

Actividad de Orientación a la Realidad sobre la Primavera

CENA BENÉFICA 2018